Sin Mancha

“….según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él….”  Efesios 1:4 

La palabra “sin mancha” proviene de la palabra griega “amomos”. El interés de la palabra “Amomos” ra­dica en que es una palabra del lenguaje de los sacrificios. Bajo la ley judía, antes de ofrecer un animal en sacrificio había que inspeccionarlo; y, si se le encontraba algún defecto, se recha­zaba como impropio para ofrecerlo a Dios. Solamente lo mejor era adecuado para ofrecerse a Dios. Amomos indica que la persona total debe ser una ofrenda a Dios. Considera todos los aspectos de nuestra vida —trabajo, placer, deporte, vida fami­liar, relaciones personales—, y nos dice que deben ser tales que se los podamos ofrecer a Dios. Esta palabra no quiere decir que los cristianos deben ser respetables; quiere decir mucho más que eso: que deben ser perfectos. Decir que un cristiano tiene que ser amomos es descartar conformarse con algo menos que lo mejor; quiere decir que la meta del cristiano no es nada menos que la perfección.

 

Bibliografía
·         Comentario al N.T. Vol. 10- Gálatas y Efesios por William Barclay

1 comentario en “Sin Mancha”

  1. si asi lo dice esta palabra en su analisis,hay que ajustarnos a ella y hay que ser mejores en nuestro entorno…debemos revisar nuestras convicciones y afirmarlas o modificarlas para bien…

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.