La Redoma

Salmo 56:8 “Pon mis lágrimas en tu redoma.”

¿Qué significa esta súplica? La arqueología ha descubierto en muchos lugares redomas, es decir, pequeñas vasijas de cuerpo ancho y cuello estrecho que, con toda probabilidad, eran usadas especialmente por las mujeres para contener y guardar como tesoro recordatorio durante algún tiempo las lágrimas derramadas en momentos de tribulación. Cuando el salmista recurre a la metáfora del texto, está pidiendo de la manera más expresiva que Dios no se olvide de sus sufrimientos, que los valore, porque en tal caso, con toda seguridad retrocederían sus adversarios (v. 9)

3 comentarios en “La Redoma”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.