Hebreos Capt. 6:1-6

Vs. 1

El vs 1 nos invita dejar la enseñanza primaria acerca de Cristo, literalmente “la palabra del principio de Cristo” o “La palabra inicial de Cristo” entendiéndose esto como significando las doctrinas básicas de la religión que se enseñaban en el AT y que fueron dispuestas para preparar a Israel para la venida del Mesías, estas doctrinas son relacionadas en la última parte del vs.1 y 2, se refiere a doctrinas no fundamentales como algunos erróneamente piensan, sino mas bien aquellas enseñanzas de naturaleza elemental que formaron el fundamento para desarrollos posteriores. No alcanzaba al Cristo resucitado y glorificado. La exhortación es a dejar estos puntos básicos, no en el sentido de abandonarlos como carentes de valor, sino más bien a avanzas de ellos a la madurez. La ampliación es que el tiempo del Judaísmo fue un tiempo de infancia espiritual, el Cristianismo representa el crecimiento pleno.
Una vez echado el fundamento, el siguiente paso es edificar sobre el mismo, en el AT se echó un fundamento doctrinal que incluía las seis enseñanzas fundamentales que se relacionan a continuación y que representan un punto de partida.

La primera doctrina del AT es “el arrepentimiento de obras muertas” esto fue proclamado constantemente por los profetas, así como por el precursor del mesías. Todos llamaron al pueblo a volverse de las obras muertes en el sentido de que estaban vacías de fe. Las obras muertas también podrían referirse a obras que antes eran rectas pero que ahora están muertas desde la venida de Cristo, por eje. Los servicios relacionados con el culto en el templo y los sacrificios quedan fuera de lugar por el sacrificio de Cristo.

-La fe en Dios: de nuevo énfasis en el AT. En el NT Cristo es invariablemente presentado como el objeto de nuestra fe. No que esto desplace a la fe en Dios; pero una fe en Dios que deje fuera a Cristo es ahora inadecuada.

– 6:2 Bautismos (Rv y RVR) no se refiere al bautismo cristiano, sino a los lavamientos rituales tan prominentes en las vidas religiosas de los sacerdotes y del pueblo de Israel.

-“Imposición de Manos” descrito en Lev. 1:4; 3:2, 16:21, el ofrendante o el sacerdote imponía las manos sobre la cabeza de un animal como acto de identificación. En figura, el animal llevaba los pecados de las personas asociadas así con él. esta ceremonia era un tipo de expiación vicaria.

-“la Resurrección de los muertos” se enseña en Job 19:25-27, Salmo 17:15 y se implica en Isaías 53:10-12. Lo que se vio solamente de forma indistinta en el AT es resplandecientemente revelado en el NT (2Ti. 1:10).
La ultima verdad fundamental del AT era del Juicio eterno (Sal.9:17; Is.66:24) estos primeros principios representaban al judaísmo y era una forma de preparación para la venida de Cristo. Los Cristianos no deberían contentarse con éstas, sino que deberían avanzar hacia la plena revelación que ahora tienen en Cristo. Se apremia a los lectores a pasar “de la sombra al cuerpo, del tipo al antitipo, de la cáscara al meollo, de las formas muertas de la religión de sus antecesores a las realidades vivas de Cristo”

 6:3 El autor expresa su deseo de ayudarles a esto, si Dios en verdad lo permite. Sin embargo, el factor limitador estará de su parte, no de la de DIOS. Dios los capacitará  para que avancen a una plena madurez espiritual, pero ellos han de responder a la palabra de manera positiva, ejercitando una verdadera fe y paciencia.

6:4 LLEGAMOS AL CENTRO DE LA ADVERTENCIA CONTRA LA APOSTASIA. Se aplica a una clase de personas a las que es IMPOSIBLE restaurar al arrepentimiento. Aparentemente, estas personas se habían arrepentido en el pasado (Aunque no se hace mención de ninguna fe en Cristo). Ahora se dice con claridad que es imposible un arrepentimiento renovado.

¿Quiénes son estas personas? La respuesta se da en los vs. 4 y 5. Al examinar los grandes privilegios que gozaron, se debería observar que todas esas cosas podrían ser ciertas de los inconversos. Nunca se dice con claridad que hayan nacido de nuevo. Tampoco se hace mención alguna de temas esenciales como una fe salvadora, redención por su sangre o la vida eterna.

-FUERON ILUMINADOS. Habían oído el evangelio de la gracia de Dios. No estaban a oscuras, no ignoraban acerca del camino de la salvación. Judas Iscariote había sido iluminado, pero rechazó la luz.

-GUSTARON DEL DON CELESTIAL. El Señor Jesús es el don celestial. Habían gustado de Él, pero nunca lo recibieron con un acto definido de fe. Es posible gustar sin comer ni beber. Cuando los hombres ofrecieron vino mezclado con hiel a Jesús en la cruz, lo gusto, pero no quiso beberlo (mt. 27:34). No hay suficiente con gustar de Cristo. Si no comemos la carne del hijo del hombre y bebemos su sangre, esto es, a no ser que verdaderamente lo recibamos como Señor y Salvador, no tenemos vida en nosotros (jn. 6:53)

-Habían sido HECHOS PARTICIPES DEL ESPIRITU SANTO. Antes de saltar a la conclusión de que eso necesariamente implica la conversión, deberíamos recordar que el Espíritu Santo lleva a cabo una obra anterior a la conversión en las vidas de los hombres. Santifica a incrédulos (1 Co. 7:14), poniéndolos en una posición de privilegio externo. Lleva a los hombres al arrepentimiento y señala a Cristo como la única esperanza que tienen. Los hombres así pueden participar de los beneficios del Espíritu Santo sin que habite en ellos.

-6:5 También habían DEGUSTADO LA BUENA PALABRA DE DIOS. Al oír el evangelio predicado, habían sido extrañamente movidos y atraídos a él, eran como la semilla caída en tierra pedregosa, oyeron la palabra y la recibieron en el acto con gozo, pero no tenían raíz en sí mismos. Persistieron por un poco, pero cuando se suscito la tribulación  persecución a causa de la palabra, pronto se apartaron. (Mt. 13:20,21)

-Habían Gustado de LOS PODERES DEL SIGLO VENIDERO. Aquí poderes significa “milagros”. El Siglo venidero es la edad milenial, la era venidera de Paz y prosperidad, en la que Cristo reinará sobre la tierra durante mil años. Los milagros que acompañaron a la predicación del evangelio en los primeros días de la Iglesia (He. 2.4) fueron un paladeo de las señales y maravillas que tendrán lugar en el reino de Cristo. Estas personas habían sido testigos de esos milagros en el primer siglo; de hecho, puede que hubiesen participado en ellos. Tomemos por eje. Los milagros de los panes y los peces. Después de Jesús haber alimentado a los cinco mil, la gente le siguió al otro lado del mar. El salvador se dio cuenta de que aunque habían paladeado un milagro, no creían de verdad en El. Y les dijo: “de cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis  visto señales, sino porque comiste de los panes y os saciasteis” (jn. 6:26)

6:6 Y RECAYERON. Después de haber gozado de los privilegios que acabamos de relacionar; es imposible que sean renovados para arrepentimiento. Cometieron el pecado de apostasía. Han llegado al lugar donde las luces se apagan de camino al infierno.

La enorme culpa de los apóstatas se indica en las palabras “Crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a pública ignominia. (vs.6b). Esto significa un rechazo deliberado y malicioso de Cristo, no solo un negligente descuido de Él. Indica una positiva traición, unirse a las fuerzas hostiles a Él, lanzar ridículo contra Su Persona y su obra.

Fuente:

-Believer’s Bible Commentary by William MaDONALD: Antiguo y Nuevo Testamento, Editorial Clie, 1989 y 1992.

Para Ahondar un poco mas acerca de la apostasía y complementar este tema, les recomendamos leer nuestro artículo llamado “La Apostasía”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.