Leído 19 Veces 8 diciembre , 2022

El Verbo de Dios – Parte III

Por Geycer Paredes

✍🏻“En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. Juan 1:1

La Palabra «estaba con Dios» transmite dos ideas:

  1. El Verbo tenía una existencia personal consciente distinta de Dios, como uno es distinto de la persona con la que está “con”.
  2. El Verbo estaba asociado con Dios en mutua comunión.

Esta preposición implica interacción y por lo tanto una personalidad separada. Como dice Crisóstomo: “No dice en Dios sino con Dios, como persona con persona, eternamente.” (Marcus Dods) La expresión denota amistad o intimidad, demuestra que estaba íntimamente unido con el Padre, para participar de su gloria.

Siempre ha habido la conexión más estrecha entre el Verbo y Dios. Pongámoslo de otra manera más simple: siempre ha existido la conexión más íntima entre Jesús y Dios. Eso significa que nadie puede decirnos cómo es Dios, cuál es la voluntad de Dios para nosotros, cómo es el amor, el corazón y la mente de Dios, como puede hacerlo Jesús.

Tomemos una simple analogía humana. Si queremos saber lo que alguien realmente piensa y siente acerca de algo, y si no podemos acercarnos a la persona por nosotros mismos, no vamos a alguien que es simplemente un conocido de esa persona, a alguien que lo conoce desde hace poco tiempo; vamos a alguien a quien sabemos que es un amigo íntimo de muchos años. Sabemos que realmente podrá interpretarnos la mente y el corazón de la otra persona.

Es algo así lo que dice Juan acerca de Jesús. Él está diciendo que Jesús siempre ha estado con Dios. Usemos todos los lenguajes humanos porque es el único lenguaje que podemos usar. Juan está diciendo que Jesús tiene tanta intimidad con Dios que Dios no tiene secretos para él; y que, por lo tanto, Jesús es la única persona en todo el universo que puede revelarnos cómo es Dios y cómo se siente Dios hacia nosotros. (Barclay)

Esta frase denota la existencia de la palabra con el Padre, su relación y su cercanía con él, su igualdad con él, y en particular la distinción de su persona de su persona de él, así como su ser eterno con él; porque siempre estaba con él, y es, y alguna vez será; Estaba con él en la creación del universo, y está con él en el gobierno providencial del mundo; Estaba con él como la palabra e hijo de Dios en el cielo, mientras que él como hombre, estaba aquí en la tierra; Y ahora está con él, y siempre será: y cuando John aquí habla de la Palabra, como una persona distinta de Dios, el Padre. (John Gill)

Ya hemos dicho que el Hijo de Dios se coloca así sobre el mundo y sobre todas las criaturas, y se declara que ha existido antes de todas las edades. Pero, al mismo tiempo, este modo de expresión le atribuye una personalidad distinta del Padre; porque habría sido absurdo en el Evangelista decir que el Verbo siempre estuvo con Dios, si no hubiera tenido algún tipo de subsistencia peculiar en Dios. (Juan Calvino)

Lutero señala que esta frase ‘el Verbo estaba con Dios’ destruye la doctrina modalista de Sabelio. Sabelio era un heresiarca africano del siglo III, enseñaba que toda la plenitud de la Deidad moraba en Cristo, y mantenía que los términos Padre e Hijo, eran solamente designaciones diferentes del único Dios, decía que Dios se revelaba bajo tres nombres diferentes (Modalismo) y negaba por lo tanto la doctrina de la santísima trinidad, su escuela viva son los Sólo Jesús o Unicitarios.

Al traducir el Verbo estaba con Dios hay que tener presente que el Verbo y Dios son diferentes como personas y al mismo tiempo son una unidad. Por lo general se acepta la traducción “estaba con”, “estaba junto a” o “estaba en compañía de”. La dificultad radica en que se usa un verbo en sentido de reciprocidad y de relación especial. En síntesis, entre el Verbo y Dios existe una diferencia de personas pero están estrechamente relacionados, el Verbo está allí íntimamente junto a Dios.

Cuando entendemos que el Verbo estaba en plena comunión con el Padre, podemos entender Juan 1:18A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer”. Esta expresión significa, como observa Crisóstomo, Parentesco y unidad de esencia: – y se deriva de la afectuosa e íntima unión de padres e hijos.” (Henry Alford)

Ahora, observemos este texto, Zacarías 13:7 “Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos.  Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos”. En el contexto, y especialmente a la luz de la cita de este mensaje en Mateo 26:31;56; Marcos 14:50, entendemos que el pastor es Jesús, el Mesías. Dios habló del Pastor verdadero, aquel Hombre poderoso a quien identifica como su socio íntimo.

La frase: “El hombre compañero mío”, es una antigua palabra Hebrea utilizado en Levítico 6:2 y 18:20 para dar a entender “un prójimo cercano.” Esto describe a alguien que es más que un amigo de Jehová; este pastor “mora lado a lado con Jehová, Su igual.” (John Baldwin). Dios no le hubiera aplicado este epíteto a cualquier hombre piadoso o impío el cual él hubiera señalado como pastor sobre una nación. “La idea de alguien muy cercano (o compañero) no solamente involucra similitud en vocación, sino una comunión de origen físico o espiritual, de acuerdo con el cual aquel a quien Dios llama su compañero no puede ser un simple mortal, pero solamente puede ser aquel que participa en la naturaleza divina, o que es esencialmente divino.” (Carl Friedrich Keil)

Observe que Aquel que es llamado «Dios» (El Verbo estaba con Dios) en 1 Juan 1:2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); es llamado «EL PADRE»: – «El Verbo de Vida (1 Juan 1:1) estaba con el Padre, y se nos manifestó». Y tal es el lenguaje familiar de la Escritura, con respecto a Aquel que absolutamente es «Dios», pero personalmente, y en relación con el Hijo, es «el Padre». (Albert Barnes)