Dios Madre – La Madre Celestial – La Nueva Jerusalén

Un compendio de Argumentos y Respuestas a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (WMSCOG, COGWMS) sobre la existencia de una supuesta “dios madre”.

Ø  La “Iglesia de Dios” enseña que existe una “Madre Celestial” y dicen  que la Biblia da testimonio de ella, creen que Dios tiene una imagen masculina y una imagen femenina, cuando Dios creó al hombre él dijo: “Hagamos”, usó la expresión en plural, el hombre fue creado a imagen del Dios padre y la mujer fue creado a imagen de la “diosa madre”

En primer lugar Dios no tiene una imagen física, en segundo lugar el hombre no es la imagen física de Dios, en tercer lugar no considero que Dios sea tan feo como el chinito que me predicó esta nueva doctrina. La Biblia declara que Dios es Espíritu (Juan 4:24) y Lucas 24:39 dice que el Espíritu no tiene carne y huesos, eso significa que Dios no está limitado a un cuerpo físico y puede estar presente en todo lugar, sin embargo, algunas veces el lenguaje figurativo usado en la Escritura, le asigna características humanas a Dios, a fin de hacer posible que sean entendidas por el hombre. Esta asignación de características humanas para describir a Dios es llamada “antropomorfismo”. El antropomorfismo es simplemente un medio mediante el cual Dios (siendo un ser espiritual), comunica verdades acerca de Su naturaleza al hombre, un ser físico. Puesto que el hombre es un ser físico, está limitado en su comprensión de aquellas cosas que están más allá de su esfera física, y así el antropomorfismo en la Escritura, ayuda al hombre a entender quién es Dios.

Para una mejor comprensión analicemos el texto:

Génesis 1:26-27 dice: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su (propia) imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

Bien, en primer lugar analicemos la palabra “Hagamos”.

Hagamos”, Tenemos aquí una conversación que tiene lugar entre Dios  y un ser (como mínimo) no identificado. ¿Quién es esta persona con la que Dios está hablando? Bueno, sabemos algunas cosas. Primero, que puede hablar con Dios en un plano de igual a igual, en la dimensión de la eternidad. Segundo, esta persona tiene aparentemente la misma capacidad creativa de Dios (hagamos) – hay un esfuerzo cooperativo entre Dios y esta persona.  Mucho se ha debatido a través de la historia de lo que este texto significa, aquellos que se oponen a la doctrina de la Trinidad dicen que Dios está hablando de Sí Mismo en sentido “real”, en un “plural de majestad” (Plural Mayestático) Ellos pueden decir esto, pero bíblicamente no hay ningún registro de un rey o un gobernante hablando de sí mismo en un sentido plural o en la tercera persona. Así, que no existe ningún soporte bíblico de Dios hablando de Sí Mismo de esta forma. Otros dicen: Él está hablando teniendo en Su mente a los ángeles (por ejemplos los Testigos de Jehová). El problema con esto es que los ángeles no crean. No existe ninguna evidencia bíblica de que los ángeles hayan creado algo. Vemos en Isaías 44:24:

Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: ‘Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo;

Dios hizo todas las cosas por sí mismo. Por lo tanto, el “Hagamos al hombre a nuestra imagen” no pueden ser los ángeles. Aún más, las personas no están creadas a la imagen de los ángeles, sino de Dios. Ahora, nos topamos con lo que cree esta iglesia “un dios madre”, esto es un completo absurdo, la existencia de una “Madre Celestial” es inexistente. La Biblia no prueba la existencia de esa entidad en el Antiguo Testamento o el Nuevo Testamento. ¿Por qué es que cuando Jesús oraba, sólo hablaba con el Padre? ¿Es la madre celestial tan poco importante que su “hijo” que cuando ora la ignora? ¿Si la madre celestial está en pie de igualdad con Dios el Padre, por qué no hay mención explícita de la Madre Celestial?, a través de la Palabra de Dios no encontramos rastros de esta “Madre Celestial” incluso en las analogías de Dios como madre se ve al Padre hablando y nunca se menciona a esta supuesta madre (Isaías 66: 13; 49:15)

El plural “hagamos” fue considerado casi unánimemente por los teólogos de la iglesia primitiva como que indica a las tres personas de la Trinidad.

Ahora analicemos la segunda parte del texto.

“La Imagen y Semejanza de Dios”, Tener la “imagen” o “semejanza” de Dios significa, en términos simples, que fuimos hechos para parecernos a Dios, esto quiere decir que nosotros somos más grandes que todas las otras cosas creadas; porque somos como Dios, tenemos mente, voluntad, intelecto, emociones y capacidad moral. Los animales no poseen capacidad moral y tampoco poseen un componente inmaterial como lo tiene la raza humana. Adán no se parecía a Dios en el sentido de que Dios tuviera carne y sangre. La Escritura dice que “Dios es Espíritu” (Juan 4:24) y por tanto Él existe sin un cuerpo material. Sin embargo, el cuerpo de Adán reflejó la vida de Dios, en cuanto a que fue creado con perfecta salud y no estaba sujeto a morir. La imagen de Dios es el componente espiritual que solo el hombre posee. Dios creó al hombre para tener comunión con Él; el hombre es la única creación designada para este propósito, el haber sido hecho a la imagen de Dios, no tiene nada que ver con las características físicas.

Mentalmente, el hombre fue creado como un ser racional con voluntad propia – en otras palabras, el hombre puede razonar y elegir. Este es el reflejo de la inteligencia y la libertad de Dios. En cualquier momento, alguien inventa una máquina, escribe un libro, pinta un paisaje, disfruta una sinfonía, calcula una suma, o nombra a una mascota, él o ella están proclamando el hecho de que fueron hechos a la imagen de Dios.

Socialmente, el hombre fue creado para tener compañerismo. Esto refleja la Trinidad de Dios y Su amor. En el Edén, la primera relación que tuvo el hombre fue con Dios (Génesis 3:8 implica esta relación con Dios), y Dios hizo a la mujer, primeramente porque “no es bueno que el hombre esté solo…” (Génesis 2:18) Cada vez que alguien se casa, hace un amigo, abraza a un niño, o asiste a una iglesia, está demostrando el hecho de que fuimos hechos a la semejanza de Dios.

Parte del haber sido hechos a la imagen de Dios, es que Adán tuvo la capacidad de tomar decisiones libremente. Aunque le fue dada una naturaleza justa, Adán hizo una mala decisión al rebelarse en contra de su Creador. Al hacerlo, Adán dañó la imagen de Dios de su interior, y pasó esa semejanza dañada a todos sus descendientes, incluyéndonos (Romanos 5:12). Hoy, todavía llevamos esa semejanza de Dios (Santiago 3:9), pero también llevamos las cicatrices del pecado. Y mostramos los efectos mentalmente, moralmente, social y físicamente.

Ø  Según el pensamiento de la “Iglesia de Dios” la Biblia muestra claramente el nombre de la esposa de Dios, la cual se llama Jerusalén y es madre de todos nosotros.

“Más la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.” Gálatas 4:26

¿A qué se refiere Pablo con la Jerusalén de arriba? ¿Se refiere a una persona de carne y hueso o se refiere a una ciudad? Un texto aislado puede ser interpretado de la manera que quieras, por ello siempre que leamos un texto esta debe ser tomada en cuenta en su contexto y también se debe investigar el propósito por el cual fue escrito, el propósito de la carta a los Gálatas es la justificación por la fe y saber diferenciar ampliamente entre la ley y el Evangelio. El contexto inmediato del texto citado va desde el verso 21 hasta el verso 31

Analizando todo el contexto encontramos que el apóstol Pablo está haciendo un contraste entre aquellos que son esclavos de la ley (representada por Agar, la mujer esclava) y aquellos que son libres de la ley (representados por Sara, la mujer libre), pero la premisa de Pablo es que la verdadera descendencia de Abraham es espiritual y no física. (Véanse 3:14; Mateo 3:9; Juan 8:31-44; Romanos 4:16.).

Un detalle muy importante es cuando dice: Lo cual es una alegoría,  pues estas mujeres son los dos pactos;  el uno proviene del monte Sinaí,  el cual da hijos para esclavitud;  éste es Agar.” (4:24). O sea, esto de las dos mujeres, de las dos ciudades es una alegoría (hablar figuradamente), el apóstol dice que la ciudad de Arabia representa simbólicamente a Agar y la ciudad de Jerusalén representa a Sara. Si Pablo expresa que esto debe interpretarse en sentido figurado, entonces ¿por qué debemos interpretar este versículo como una madre literal? Cuando dice Jerusalén no está hablando de una mujer, sino de una ciudad celestial. Se refiere a que nosotros somos ciudadanos de un cielo nuevo y una tierra nueva. (Isaías 65: 17; Filipenses 3:20)

Por eso cuando dice: “Más la Jerusalén de arriba,  la cual es madre de todos nosotros,  es libre.” (4:26) Está diciendo literalmente que los creyentes, ya somos miembros de la iglesia invisible, la Jerusalén celestial, que ha de ser manifestada después. (Hebreos 12:22).

Dios había hecho una promesa a Abraham y le dijo: Vas a tener un hijo (esa es la promesa, la Iglesia de Dios citan a 1 Juan 2:25 como la promesa, pero esto no está en relación con el texto en mención), y ese hijo será bendecido por Dios. Será el heredero, el hijo de la promesa. Él tendrá hijos, que tendrán hijos, que tendrán hijos y al final vendrá el Cristo. En éste serían benditas todas las naciones de la tierra. “Así que,  hermanos,  nosotros,  como Isaac,  somos hijos de la promesa.” (4:28)

“Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” Gálatas 3:29  (Vea también Romanos 4:13-21; 9:7,8).

Existe una expresión: “madre patria” ¿la conocen? Pues, esto nos ayuda a entender que no está hablando de una mujer. Los primeros lectores de Pablo entendieron perfectamente que no les estaba hablando de una mujer física sino de la ciudad, por eso, el apóstol, sin añadir más, termina su alegoría cantando con las Escrituras las maravillas que Dios ha hecho con la estéril y abandonada que “tendrá más hijos que la casada”. De allí la expresión: “Madre de todos nosotros” los creyentes, quienes ya somos miembros de la iglesia invisible, la Jerusalén celestial, que ha de ser manifestada después. (Hebreos 12:22).

Finalmente el verso dice: “De manera,  hermanos,  que no somos hijos de la esclava,  sino de la libre” (4:31) Para indicar que somos libres, que ya no estamos bajo la ley sino bajo el nuevo pacto.

Ø   Sino recibimos a la “Madre celestial”, no podemos tener vida eterna. La vida eterna que Dios ha prometido darnos, es dada a través de la Madre celestial. La iglesia de Dios cita a 1 Juan 2:25 como la promesa de Dios, junto a Gálatas 4:28

Como vimos en la parte de arriba, la promesa de Gálata 4:28 no es la misma promesa de 1 Juan 2:25, la promesa de Gálatas era de darle a Abraham una descendencia, mientras que la promesa de 1 Juan es la vida eterna, y en ninguna parte habla de que una “Madre Celestial” nos dará esa promesa, la promesa de la vida eterna es dada por el mismo Señor Jesucristo

“Y esta es la promesa que él nos hizo (el mismo Cristo), la vida eterna”. 1 Juan 2:25

Veamos algunos textos paralelos que hablan de la vida eterna.

“…para que todo aquel que en él cree [En Jesucristo], no se pierda, mas tenga vida eterna.”. Juan 3:15

“Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” 1  Juan 6:40

“y yo [Jesús] les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano”. Juan 10:28

 “(porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó [en Jesús])” 1 Juan 1:2

“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo”. 1 Juan 5:11

Los textos paralelos afirman que esta promesa de la vida eterna nos da el mismo Señor Jesús, en ninguna parte se encuentra que esta promesa nos es dada por una “Madre Celestial”.

Ø  Según el argumento de la “Iglesia de Dios” El Espíritu y la Esposa son Dios Padre y “Dios Madre”, además la Esposa no puede ser la iglesia ya que ella entrega el agua de la vida

“Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven.  Y el que oye,  diga: Ven.  Y el que tiene sed,  venga;  y el que quiera,  tome del agua de la vida gratuitamente.” Apocalipsis 22:17

Concibamos un sencillo análisis de este verso:

–  La Esposa, en el idioma original (griego) dice realmente “La Novia”, el título de “esposa” se le aplica a la iglesia sólo cuando el pleno número de los que la constituyen se ha cumplido.

–  Ven, la invitación de “venir” es efectiva mientras la Iglesia es aún la Novia comprometida, y no en efecto la esposa casada. Cristo dijo “vengo pronto,” y la novia y el Espíritu en la iglesia claman: “Así sea, ¡ven!”. Todo el asunto de nuestra salvación depende de esto: que podamos oír con gozo el anuncio de Cristo, “He aquí, vengo,” y contestar, “ven”,

–  El que oye, diga—es decir, el que oye al Espíritu y a la Novia diciendo al Señor Jesús: “Ven,” únase a la Novia cual fiel creyente, sea parte de ella, y así diga con ella a Jesús, “Ven.” La invitación de venir se dirige a pecadores, esta frase insta a los que oyen para salvación a que se dirijan a otros, como hicieron Andrés y Felipe, después que hubieron oído y obedecido la invitación de Jesús ellos mismos.

–  El que tiene sed, venga—Como la Iglesia ora a Jesús, diciendo: “Ven,” ella insta a todos los que tienen sed de participar en la plena manifestación de la gloria de la redención en la venida de él, a que vengan a él entretanto, y que beban de las aguas vivas, que son arras del “agua de vida pura como cristal… desde el trono de Dios y del Cordero” (22:1), aquella agua que también el mismo Señor le prometió a la mujer samaritana cuando le dijo: “si conocieras quien es el que te habla y el don que hay en mi… tú me pedirías a mí y yo te daría agua viva…”

Como vemos, el contexto está lejos de ser explícito en decir que la novia es una parte de la divinidad, por supuesto. Ella es la iglesia, el nuevo Israel, como sabemos por la lectura del resto de la Biblia, especialmente el Antiguo Testamento, en el que Dios compara a Israel con una novia.

Ø  La Biblia dice claramente que ella desciende del cielo… ataviada para su marido.

“Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido”. Apocalipsis 21:2

Juan, describe la santa ciudad, la nueva Jerusalén como “una esposa ataviada para su marido”, la figura literaria del “símil” nos hace indicar el “como”, no dice que la Jerusalén que desciende es la esposa, dice “como una” esposa, el verso siguiente nos indica que esta nueva Jerusalén está compuesta por los santos de todas las épocas.

En los versículos que siguen (desde el verso 9) describen la ciudad misma como que está rodeada por un muro de unos 70 metros de alto, con doce puertas en el muro guardadas por doce ángeles. En las puertas están los nombres de las doce tribus de Israel. La ciudad es de forma cuadrada y mira hacia el norte, el sur, el este y el oeste, indicando aparentemente que en la nueva tierra hay puntos cardinales como en la tierra actual. El muro está sobre doce cimientos que, según el versículo 14, llevan los nombres de los doce apóstoles. La ciudad es medida y se ve que tiene 12.000 estadios, o aproximadamente 2.400 kilómetros por lado, con una altura igual. Esto ha hecho surgir la pregunta acerca de la forma de la ciudad, si es un cubo o una pirámide. Probablemente sea mejor considerarla una pirámide, puesto que esto explica cómo podría el río fluir por sus costados, según se presenta en Apocalipsis 22:1, 2.

Todo esto nos hace ver una ciudad literal y no a una mujer como pretende enseñar la “Iglesia de Dios”. Esta ciudad es celestial (Hebreos 11:16), la Jerusalén celestial (Hebreos 12:22), es construida directamente por Dios (Hebreos 11:10), es una ciudad permanente y es la que está por venir (Hebreos 13:14).

El Culto a la “dios madre”

Bien, el culto a la “dios madre”, no es nada nuevo, la “Iglesia de Dios” no inventaron esto de la nada, todo empieza en la tierra de Sinar, dónde el primer imperio organizado, de acuerdo al libro de Génesis, se erguía al mando de Nimrod, Nimrod fundó Babel,  Erech, Accad y Calneh. Más tarde, Nínive, Rehobot, Cala, y Resén (Génesis 10). Sus proezas tan notables,  hasta hoy en día, son elogiadas en los reinos del Oriente. Nimrod y su madre/esposa Semiramis, crearon el primer sistema de idolatría en la historia de la humanidad, y según la Enciclopedia Judía, fue la persona que instigó a los hombres de aquellas regiones a levantarse en rebeldía contra el  Dios de la creación absoluta.

Cuando el rey-sacerdote Nimrod murió, su cuerpo fue cortado en pedazos y llevado a las diferentes partes de la tierra de Sinar, en Mesopotamia. Su muerte fue un gran desconsuelo para las habitantes de Babilonia. La muerte de Nimrod no fue un factor para que el culto idolátrico babilónico decayera, y Semiramis, reina y sacerdotisa de los misterios babilónicos” proclama a Nimrod como el dios-solar”. Semiramis, mujer adúltera y pervertida, para mantener su supremacía como reina y diosa, al dar un hijo  como producto de su fornicación,  promueve que su concepción fue sobrenatural e identifica al hijo, es decir, Tamuz, como a Nimrod,  que se había reencarnado divinamente.

Cuando las gentes de Babilonia fueron esparcidas fuera de la tierra de Sinar, al confundir Dios sus lenguas (Génesis 11), llevaron consigo el culto pagano-religioso de la “diosa madre por lo ancho del mundo. Podemos verificar que las religiones antiguas de las naciones comparten la adoración a la “madre del cielo y también a su “hijo divino”.

En china, a la “diosa madre se le llama –Shingmoo-, que significa –Santa Madre-. Se puede ver este ídolo con un niño en sus brazos y rayos de gloria saliendo de su cabeza. Para el pueblo germano –Hertha– era la –diosa madre adorada. De igual manera que el primer ídolo, tenía un niño sostenido en sus inertes brazos. Los nórdicos  llamaban a la –diosa madre  Disa-, los etruscos  –Nutria, y en la India, se le nombraba  –Indrani-. Todas, con un niño es sus brazos. De la misma manera, para los druidas era la –Virgo Partitura, la madre babilónica, era conocida como –Afrodita-, y –Ceres– por el pueblo de Grecia. También los sumerios tenían sudiosa madrey le llamaban –Nana-. Por los romanos, se le veneraba como –Venus– o –Fortuna, y el hijo de ella, era nada más ni nada menos que el grandemente venerado dios falso Júpiter o Zeus. –Isi– la gran madre,  y su hijo –Iswara-, son venerados en la India donde se les han hecho grandes templos para su adoración. Qué decir del pueblo Israelita, también cayeron en la adoración de la –diosa madre-, –Astaroth (Ver cap. Jueces 2) y que era conocida también como –La Reina del Cielo-, de acuerdo al libro del profeta Jeremías:

. . . Sino que ciertamente pondremos por obra toda la palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer incienso a la reina del cielo, derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén, y tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno. Mas desde que dejamos de ofrecer incienso a la reina del cielo y de derramarle libaciones, nos falta todo, y a espada y de hambres somos consumidos (Jeremías 44:17,18).

En Éfeso, era conocida como –Diana– (Hechos 19:27), en Egipto la –diosa madre era conocida y adorada como –Isis-, y su hijo como –Horus-. Países de África, de Europa y en Latinoamérica, también tienen sus –diosas madres– que veneran, al igual que sus divinos  –vástagos-.

En Jeremías 7:18-20, dice que la ofrenda a la Reina del Cielo provoca ira a Dios:

“Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira” (Jeremías 7:18).

CONCLUSION

El culto a esta “dios madre” no es más que paganismo disfrazado, ningún verso de la Biblia se ajusta a esta creencia, la mujer coreana a quienes ellos adoran está envejeciendo y pronto morirá (ellos dicen que ascenderá y no verá muerte); la historia nos ha enseñado de muchos farsantes como esta secta, si Ud. no estudia la Biblia puede ser devorado fácilmente por esta secta.

“Para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.”  1 Corintios 8:6.

“Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”. Efesios 4:6

2 comentarios en “Dios Madre – La Madre Celestial – La Nueva Jerusalén”

  1. La sabiduria viene de Dios. Y la palabra de Dios es para los sencillos hechos sabios. Solo los sabios escogidos por Dios entenderan las profecias de la Biblia. Si la Biblia dice que hay una madre celestial de nosotros, pues hay. Quien podra contender con Dios. Nadie. Por eso yo creo en las Escrituras, porque Dios me ha dado sabiduria para entender su palabra.
    Por eso en Ap. 1:3 dice: Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecia, y guardan las cosas en ellas escritas; porque el tiempo esta cerca.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.