30 septiembre , 2010

Tres días y tres noches

Por Geycer Paredes

“Así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.” Mateo 12:40

El texto plantea una dificultad, ya que Jesús estuvo en la tumba dos noches y no tres. En este caso de la resurrección de Cristo, es evidente el uso de este modismo. Los siguientes textos afirman que el Señor había de quedarse en la tumba por tres días: Mateo 12:40; Marcos 8:31; Juan 2:19. Sin embargo, otros textos afirman que resucitó al tercer día: Lucas 24:46; Hechos 10:40; 1 Corintios 15:4; y otros. Es interesante notar que los judíos usaron las dos expresiones en Mateo 27:63, 64. Los ene­migos de Jesús no argumentaron que Jesús no estuvo tres días y tres noches (setenta y dos horas) en el sepulcro, porque para ellos “tres días” o “tercer día” eran expresiones iguales. Al­gunos hermanos han tenido dificultades con este “problema”. Algunos han afirmado que Cristo fue crucificado el jueves en lugar del viernes, para probar que estuvo los tres días y tres noches completos en el sepulcro. Esta confusión es el resultado de no reconocer y aceptar el uso de modismos hebreos de tiempo. Lightfoot cita de Talmud de Jerusalén los dichos de dos rabinos: “Un día y una noche hacen una onah y una parte de la onah es como toda ella” La comprensión de este modismo resuelve el problema relativo al tiempo que Jesús permaneció en el sepulcro.