La Buena Obra

“Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Filipenses 1:6

Estando persuadido de esto, Este es un lenguaje fuerte. Significa ser total y firmemente persuadido o convencido. Esto significa que Pablo estaba totalmente convencido de la verdad de lo que decía. Es el lenguaje de un hombre que no tenía ninguna duda sobre el tema.

Que el que comenzó en vosotros, Pablo afirma aquí que ese trabajo fue iniciado por Dios. No fue por su propia dependencia o voluntad. Fue el hecho de que fue iniciado por Dios, por eso él basó su firme convicción de que sería permanente. Si hubiera sido el albedrío del hombre, no habría tenido tanta convicción, porque nada de lo que hace el hombre de hoy puede sentar las bases de una cierta convicción de que va a hacer lo mismo que el día de mañana. Si la perseverancia del cristiano dependería totalmente de sí mismo, no puede haber ninguna evidencia segura de que alcanzaría el cielo.

La (una) buena obra, no las buenas obras en plural, sino la buena obra en singular, consiste en que creamos en Jesús (Juan 6:29b), la obra de Dios por nosotros comenzó cuando Cristo murió en la cruz en nuestro lugar. La buena obra en nosotros comenzó cuando creímos en El. Ahora somos una nueva criatura (2 Corintios 5: 17) somos uno con Dios (1 Corintios 6: 17) el Espíritu Santo vive en nosotros, capacitándonos para que cada día seamos más semejantes a Cristo. En 1 Corintios 15: 58, Pablo describe el proceso de crecimiento y madurez del cristiano en la obra que comienza al aceptar a Cristo y seguirá hasta que Cristo vuelva.

La perfeccionará, La palabra griega significa que va a llevarla adelante hasta el final. Dios continúa la obra que ha comenzado hasta su finalización. No iba a dejarlo sin terminar. No es que se inició y luego fue abandonado, esto es imposible, Dios es Poderoso, y El es un cumplidor de sus promesas. No hay ninguna razón por la que debemos pensar que Dios comenzó esta obra y luego la abandonó. No puede ser porque Él no tiene poder para terminarlo, o porque hay más enemigos que superar lo que él suponía, o porque hay dificultades que no previó, o porque no es deseable que el trabajo deba ser completado. ¿Por qué, entonces, habría de abandonarlo? Dios no abandona nada de lo que emprende. No hay mundos o sistemas sin terminar, no hay obras a medio hacer y abandonado de sus manos. No hay evidencia en sus obras de la creación de un cambio de plan, o de haber abandonado lo que comenzó a partir de un disgusto, o por decepción, o por falta de energía para su realización.

Dios no puso la dependencia de la perfección en el hombre porque el hombre es demasiado débil, demasiado cambiante, demasiado listo para ser llevado por mal camino, demasiado dispuestos a ceder a la tentación. La dependencia, por lo tanto, está en Dios. Él se ha comprometido a mantener el alma renovada a la vida eterna (Juan 10:27-29, Hebreos 6:17-20. Comp. Romanos 8:29-30).

Hasta el día de Jesucristo, Pablo confía en que mantendrán esa fructífera actividad hasta el retorno de Cristo. Apoya esta creencia no en la fidelidad de los filipenses, sino en el propósito y fidelidad de Dios hasta el retorno de Cristo. Él sostendrá esta promesa por su gracia.

Conclusión

El Dios que comenzó la buena obra en nosotros la continuará a través de nuestra vida y la terminará cuando le veamos cara a cara. ¿Ha sentido alguna vez que no hay progreso en su vida espiritual? ¡Cuando Dios inicia un proyecto, lo termina! Como en el caso de los filipenses, Dios obrará en usted y le ayudará a crecer en gracia hasta que complete el trabajo en su vida. Cuando esté desanimado, recuerde que Dios no lo abandonará. El promete terminar la obra que ha comenzado en usted. Cuando se sienta incompleto o afligido por sus faltas, recuerde las promesas y provisiones de Dios. No permita que su condición actual le robe el gozo de conocer a Cristo cada vez más o le impida crecer más cerca de Él.

Usted puede estar tan convencido como Pablo o como David de que Dios cumplirá su propósito en tí

“El Señor cumplirá su propósito en mí;  tu misericordia, oh Señor, es para siempre;  no desampares la obra de tus manos.”  Salmo 138:8   

 

Ps. Geycer Paredes M.

1 comentario en “La Buena Obra”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.