3 octubre , 2013

El Bautismo en/con/del Espíritu Santo

Por Geycer Paredes

INTRODUCCION

Esta es una doctrina muy controversial que ha divido a la iglesia. Un grupo cree que es una experiencia posterior al nuevo nacimiento, el otro grupo cree que sucede el día de nuestro nuevo nacimiento. La Biblia es nuestra regla doctrinal. Analicemos pues la Biblia y encontremos la verdad en este asunto.

LA PROMESA

Nuestro Señor Jesús pronto iba a morir en la cruz e iba a dejar este mundo y a sus discípulos y les imparte la promesa que no iban a estar solos:

“Si me amáis, guardad mis mandamientos.Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.Os he dicho estas cosas estando con vosotros.Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre (promesa), él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” Juan 14:15-26

Vendría alguien como El mismo, El Espíritu de Dios, quien es llamado por Jesús EL OTRO CONSOLADOR, era Jesús el Consolador para los discípulos, ahora Él se iría, pero vendría Otro como Él. En unos capítulos más adelante vuelve a recalcar la promesa:

“Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho.Esto no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros.Pero ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas?Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón.Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré (promesa).Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.De pecado, por cuanto no creen en mí;de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.” Juan 16:4-15

Cuando nuestro Señor resucita de entre los muertos y se aparece a sus discípulos él promete cumplir la promesa del Padre, Él era el dispensador de esa promesa,

“He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos (enduo=ungidos) de poder desde lo alto.” Lucas 24:49

Esta es la misma idea que expresa Lucas en Hechos 1:8

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

Unos versos más atrás el mismo Señor está hablando a sus discípulos y le dice:

“Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.” Hechos 1:4-5

Esta Promesa del Padre, era el Derramamiento del Espíritu Santo, ahora Jesús dice que esta promesa es también el Bautismo en el Espíritu Santo

En este último verso, Lucas está haciendo referencia a este otro verso

“Respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.” Lucas 3:16

Bien, hasta aquí hemos visto la promesa de la venida del Espíritu Santo, muchos de los profetas del A.T habían profetizado sobre la venida o el derramamiento del Espíritu Santo (Isaías 32:15; 44:3; Ezequiel 39:29; Joel 2:28, 29)

La palabra derramamiento en el HEBREO es “shapak” y significa: arrojar, chorrear, , derramamiento, derramar, desatar, deslizar, echar, esparcir, exponer,  resbalar, verter….

CUMPLIENTO DE LA PROMESA

Era el día de Pentecostés, Pentecostés era una de las 7 fiestas de los judíos, ese día se cumplió la promesa del Padre, de allí  que procede el nombre de los “Pentecostales”

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” (Hechos 2: 1-4)

Cuando los judíos que habían llegado a Jerusalén para celebrar la fiesta oyeron a los discípulos hablar en sus lenguas, murmuraron diciendo que están borrachos, pero Pedro salió al frente cual líder para aclarar las cosas y dice que lo que ellos están viendo es el cumplimiento de la profecía de Joel 2:28-32

Luego en el verso 22 cambia el enfoque de su mensaje y les habla de Jesucristo

“Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole” Hechos 2:22-33

Y en el verso 33 dice: “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.” Hechos 2:32-33

Bien, hasta aquí hemos visto, la promesa del derramamiento del Espíritu Santo y el cumplimiento de la promesa, y vimos también que después del cumplimiento de la promesa algo sucedió con los discípulos del Señor, Pedro era el temeroso, abandonó a Jesús cuando este fue apresado. Los discípulos estuvieron escondidos cuando Jesús se les apareció, pero luego del derramamiento del Espíritu Santo todo eso cambió, por ello el verso 8 decía: Recibiréis poder…….. (2 Timoteo 1:7)

IMPLICACION DOCTRINAL

Analicemos los versos 37 al 39

“Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.” Hechos 2:37

Esto es muy significativo que podamos comprender, Pedro llama a esta visitación como el “don del Espíritu Santo”, las personas que iban a ser salvos en esa tarde eran como tres mil y con ellos no ocurrió lo mismo que ocurrió con los 120 discípulos iniciales…..es decir, no hubo ese ruido como viento, o esas lenguas repartidas como de fuego, ellos recibieron el perdón de sus pecados y el don del Espíritu Santo en forma simultánea, por lo que nuestra regla o norma de hoy en día tiene que ser en base al segundo grupo y no el primero, nosotros recibimos el don del Espíritu Santo el día en que aceptamos a Jesucristo

El propósito del bautismo con el Espíritu Santo es incorporar al nuevo creyente al cuerpo de Cristo, para  formar una nueva unidad espiritual, esto sucede inmediatamente cuando aceptamos a Jesús, esta identificación es imprescindible para recibir la nueva vida, la vida nueva es consecuencia de la unión vital con Cristo…

Antes de la venida del Espíritu Santo el Espíritu Santo estaba con el creyente, desde pentecostés el Espíritu Santo está en el creyente y nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” 1 Corintios 6:19

El bautismo del Espíritu Santo puede ser definido como la obra mediante la cual el Espíritu de Dios coloca al creyente, al momento de la salvación, en unión con Cristo y en unión con otros creyentes en el Cuerpo de Cristo. Veamos este verso

“Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.” 1 Corintios 12:13

“Fuimos todos bautizados”, el tiempo es griego aoristo, no deja lugar a dudas de que el bautismo en el Espíritu es una acción del pasado

Otro verso:

“¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.” Romanos 6:1-4

Aunque Romanos 6 no menciona específicamente el Espíritu de Dios, sí describe a los creyentes posicionalmente delante de Dios y 1 Corintios 12 nos dice cómo sucede esto.

CONCLUSION

Sabes, el mensaje no ha cambiado, no existen otros bautismos en el Espíritu Santo, la Biblia es clara en esto:

“Un Señor, una fe, un bautismoEfesios 4:5

Y si Ud. aún no tiene al Espíritu De Dios entonces no es de Dios.

“Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Romanos 8:9b

Ud. puede creer en Jesús y confiar tu vida a él, él te dará el don del Espíritu Santo y de tu interior correrán ríos de agua viva.

“En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.   El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.  Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.” Juan 7:37-39