Leído 2.177 Veces 2 febrero , 2021

Barrabás

Por Geycer Paredes

“Y tenían entonces un preso famoso llamado Barrabás. Reunidos, pues, ellos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús, llamado el Cristo?” Mat 27:16-17

Barrabás había tomado parte en una rebelión contra el gobierno romano (Marcos 15:7). Era enemigo de Roma, pero para los judíos era como un héroe, Barrabás más que ladrón o un homicida era un importante guerrillero o patriota, líder local de los zelotes (el brazo armado del nacionalismo judío) que buscaba con métodos muy violentos lo mismo que la enorme mayoría de judíos: La independencia de Roma. Barrabás quiere decir “hijo del padre”, lo que era Jesús en relación con Dios.

Unos días antes Jesús entraba a Jerusalen montado en un borrico y la gente lo ovacionaba como el Mesías, cuando ellos comprobaron que Jesús “no era” el Mesías prometido con el mismo furor que gritaban ¡Hossana! ahora gritaban ¡crucifínquenle! y pedían la liberación de Barrabás ya que su esperanza ahora estaba en él (Barrabás), tal era la necesidad del Mesías que su esperanza la ponían en cualquier hombre. Tal parece que los judíos antes de querer ser libre de sus pecados querían ser libre de la presión externa.

Es interesante que Barrabás sí había cometido el delito por el que acusaban a Jesús, pero la gente prefirió a Barrabás, antes que a Jesús, el Hijo de Dios. La gente de hoy día sigue escogiendo a Barrabás. Prefieren la fuerza tangible del poder humano antes que la salvación que ofrece el Hijo de Dios.