Los Nombres De Dios

By | 29 septiembre , 2010

Los nombres de Dios no son de invención humana, sino de origen divino, constituyen una dificultad para el pensamiento humano. Dios es el Incomprensible, infinitamente superior a todo lo que es temporal; pero en sus nombres desciende a todo lo que es finito y se hace semejante al hombre. Por una parte no podemos nombrarle y por la otra tiene muchos nombres. ¿Cómo puede explicarse esto? ¿Sobre qué base se aplican estos nombres al Dios infinito e incomprensible? Fueron dados por Dios mismo con la seguridad de que contienen en cierta medida una revelación del Ser de Dios. Debido a que el Incomprensible se revela en sus criaturas, resulta posible para el hombre nombrarlo como si se tratara de una criatura. Para darse a conocer al hombre, Dios ha descendido hasta el nivel del hombre para acomodarse a su conciencia limitada y finita, y para hablarle en el lenguaje humano.

De los nombres atribuidos a Dios en las Escrituras, unos son simples; otros, compuestos de El (singular abreviado de Elohim); otros, compuestos de Yahweh (Jehová, en la versión Reina-Valera y en la Biblia de los llamados “Testigos de Jehová”).

1. Nombres simples

a)      El.

Este término fue la forma más común de denominar a una divinidad en el Oriente Medio antiguo. Aunque muy a menudo aparece solo, se combinaba también con otras palabras para formar un término compuesto referente a la deidad o para identificar de alguna manera la naturaleza y las funciones del “dios”. De ahí que la expresión elohim yishrael (“Dios, el Dios de Israel”; Génesis 33:20) identifique las actividades específicas del Dios de Israel.

b)      Elah.

Este vocablo arameo equivale al término hebreo “oah”. Es una expresión general para “Dios” en los pasajes arameos del Antiguo Testamento y también una forma familiar del vocablo, que los árabes usan para hablar de Dios. El término se emplea ampliamente en Esdras: aparece no menos de 43 veces entre Esdras 4:24 y 7:26. En cada caso, se refiere al “Dios” del pueblo judío, fuese o no un judío el que lo usara. Este es el caso cuando el gobernador de la provincia de “Más Allá del Río” (es decir, al oeste del río Éufrates) le habló a Darío el rey acerca de “la casa del gran Dios” (Esdras 5:8). Asimismo, Ciro instruyó a Sesbasar, gobernador, “que la casa de Dios sea reedificada” (Esdras 5:15) en Jerusalén.

c)      Eloah, Elohim.

Elohim es el primer nombre que se aplica a Dios en la Biblia (Génesis 1:1) y se refiere genéricamente al ser de Dios en cuanto que es Creador y Rector Supremo del Universo y de cada uno de los seres creados. El nombre “Elohim” (plural) es “Eloah” (en singular), el nombre en su forma singular casi nunca ocurre, salvo en poesía. No es un nombre propio de nuestro Dios vivo y verdadero, pues la Biblia lo usa también con referencia a los dioses falsos (Salmo 95:3; 96: 5), a hombres (Génesis 33:10; Ex 7: 1) y, especialmente, a gobernadores y jueces (Jueces 5: 8; Éxodo 21: 6; 22: 8 -9; Salmo 82:6, comp. con Juan 10:34), por ejercer una función que, por derecho propio, pertenece a Dios. Aparece preferentemente en plural para denotar intensidad de poder y majestad, pero no indica, de suyo, pluralidad de persona, lo cual es claro en lugares como Génesis 1:1, donde el verbo está en singular. Sal 95: 3; para los hombres, Gen 33: 10, y para los gobernantes, Jue. 5: 8; Ex 21: 6; 22: 8 10; y Sal 82: 1.

d)     Yahweh (abreviado: Yah).

El Tetragrámaton YHWH aparece sin vocales y por eso se debate su pronunciación exacta (Jehová, Yehovah, Jahweh, Yaweh, en castellano Yahveh). Este uso de la palabra se encuentra 6,828 veces, en todos los períodos del hebreo bíblico.

El nombre divino se encuentra únicamente en la Biblia y se debate su significado exacto. Dios lo escogió como su nombre personal a través del cual tiene una relación protectora y salvadora con respecto a Su pueblo. Se encuentra por primera vez en Gén_2:4: “Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra, cuando fueron creados, el día que Yahweh Dios hizo la tierra y los cielos”.

Sólo en el gran Día de la Expiación era permitido al Sumo Sacerdote pronunciar en el Lugar Santísimo este nombre inefable, mientras todo el pueblo asistente caía sobre su rostro, diciendo: “Bendito sea Su nombre, cuyo Reino glorioso es por los siglos de los siglos”.

La connotación salvífica de Yahweh o Yah se hace manifiesta en el nombre de Yeshúah (Jesús), que significa “Yahweh salva”.

Este nombre Yahweh, es el que especialmente fue desplazando poco a poco a los otros primeros nombres, pues en éste Dios se reveló como el Dios de gracia. Siempre. Se ha considerado que este es el más sagrado y el más característico de los nombres de Dios, el nombre incomunicable.

e)      Adonay.

Este nombre, que nuestras versiones traducen por Señor indica de modo especial el gobierno omnipotente de Dios, a quien todo está sujeto. Se deriva, bien de “dun” (se pronuncia din) o de “adan”, siendo en ambos casos su significado, juzgar, gobernar, y por eso sirve para designar a Dios, el todopoderoso Regente, a quien están sujetas todas las cosas y ante quien el hombre se relaciona como siervo. En los tiempos primitivos este era el nombre con que el pueblo de Israel se dirigía a Dios. Posteriormente lo sustituyó en mucho el nombre Yahweh.

2. Nombres compuestos de “El”

Este término fue la forma más común de denominar a una divinidad en el Oriente Medio antiguo. Aunque muy a menudo aparece solo, se combinaba también con otras palabras para formar un término compuesto referente a la deidad o para identificar de alguna manera la naturaleza y las funciones del “dios”.

a)      El-Shadday.

Los estudiosos han intentado entender el nombre relacionándolo con el término acádico “shadu” que significa “montaña”; porque “Dios” reveló su gran poder con fenómenos relacionados con montañas como erupciones volcánicas o tal vez porque se le consideraba fuerte e inmutable como las “montañas eternas” en la bendición de Jacob (Génesis 49:26). Por cierto que un aspecto importante de la religión mesopotámica fue la asociación de la divinidad con montes. Se creía que los “dioses” preferían morar sobre los picos de los montes. Entonces, el nombre Shadday se suele traducirse por “Dios Todopoderoso”, con lo que vendría a ser equivalente del griego “Pantokrátor”, y sirve para indicar a Dios como “el poseedor de toda potencia en el cielo y en la tierra.” Sin embargo, algunos creen que esta traducción que tanta aceptación ha encontrado entre los teólogos, se debe a una incorrecta versión de la Vulgata Latina. Su verdadero sentido, tal como dice Hertz (o.c., pág. 58) es “Dispensador de beneficios.” Scofield también lo hace notar  en su versión de la Biblia anotada, págs. 24-25. Lo hacen derivar de “shad” que significa “pecho materno, de donde el bebé saca su alimento, descanso y satisfacción”; de modo que la otra versión sería “El Todo-Suficiente”.

Fue el nombre con el cual Dios se dio a conocer a los patriarcas para dar consuelo y confirmación de Su pacto con Abraham (Génesis 17:1; 28:3; 35:11; Éxodo 6:3; véase también Salmo 91:1–2). Este nombre también se usa a menudo en conexión con el castigo del pueblo de Dios (Rut1:20–21).

b)      El-Elyón.

Este nombre, que el griego del N.T. vierte por “Hypsistós Theós” = Dios Altísimo (Génesis 14:18, 19, 22; Salmo 78:35), describe a Dios como el que, desde arriba, es el “poseedor de todos los bienes del Cielo y de la Tierra”. Es curioso que un gentil como Melquisedec conociera a Dios por este nombre y le sirviese como rey-sacerdote, por lo que Abram “le dio el diezmo de todo” (Génesis 14:20, comp. con Hebreos 7:1-17).

c)      El-Olam.

Se traduce por “Dios Eterno”. El hebreo “olam” tiene diversos significados, aunque su sentido primordial es el de algo “oculto”; de ahí que signifique:

  • Un tiempo oculto, al que no se lo conoce principio ni fin; en este sentido se aplica a Dios, para designar su eternidad. Así tenemos también la expresión hebrea “meolam adolam” = desde el tiempo hasta el tiempo, esto es, desde toda la eternidad y hasta toda la eternidad (Salmo 90:2).
  • El afán de investigar el universo, correspondiendo al griego “aión”, como en Eclesiastés 3:11.

Ambas ideas (la de algo secreto, inescrutable, y la de eterno) se combinan en el nombre El-Olam.

d)     El-roí.

Se traduce por “Dios me ve” (Génesis 16:13). A pesar de las apariencias, este roí es distinto del roí de Salmo 23:1, como puede apreciarse en el hebreo.

3. Nombres compuestos de “Yahweh”.

a)      Yahweh-Elohim.

Aparece por 1ª vez en Génesis 2:4 (donde comienza realmente el cap. 2) y lo vemos así, invariablemente, en el resto del capítulo 2, así como en el 3. Aparecen aquí combinados dichos nombres para darnos a entender que, después de referirnos la creación del hombre como la parte más noble del universo material, salido de las manos de Elohim, el Génesis se dispone a centrar nuestra atención en los detalles de la formación del primer hombre y de la primera mujer, así como de la tentación, la caída y la consiguiente expulsión de ambos del Paraíso.

El significado profundo de este nombre compuesto tiende a señalarnos una peculiar relación de Dios con el hombre, como el Poderoso Salvador, a quien, a pesar de los fallos humanos, no se le escapan las riendas de la Historia (v. Génesis 3:15).

b)      Adonay-Yahweh.

Este compuesto, que aparece primero en Génesis 15:2, sirve para dar un énfasis especial al carácter del “Señor Bondadoso y Poderoso” que revela primordialmente una relación íntima de Dios con sus hijos, más bien que la trascendencia que el nombre “Yahweh” comporta. Es de notar el contexto en que Abram suplica a Dios como “galardón supremo” un hijo que sea el heredero de las promesas (ver Génesis 12:1-3). Génesis 15:6 es clave para el concepto de justificación por la sola fe (ver Romanos 4:1-5).

c)      Yahweh-Tsebaoth.

Su verdadera traducción es “Yahweh de las huestes”. Este título no se halla en el Pentateuco, ni de modo directo en Josué o Jueces, raras veces en Salmos, pero copiosamente en Jeremías, Hageo, Zacarías y Malaquías.

d)     Yahweh-Elohey Israel = “Yahweh, Dios de Israel” (ver Jueces 5.3; Isaías 17:6).

e)      Finalmente, hay en la Biblia otros nombres compuestos de Yahweh, que nos limitaremos a enumerar:

  • Yahweh-jireh = “Dios proveerá” (Génesis 22:13, 14).
  • Yahweh-roféja (no rafah!) = “Yahweh te sana” (Éxodo 15:26).
  • Yahweh-nissí = “Yahweh, mi bandera” (Éxodo 17:8-15).
  • Yahweh-shalom = “Yahweh-paz” (Jueces 6:24).
  • Yahweh-roí = “Yahweh, mi pastor” (Salmo 23:1).
  • Yahweh-tsidkénu = “Yahweh, nuestra justicia” (Jeremías 23:6).
  • Yahweh-shammah = “Yahweh, allí” (Ezequiel 48:35).
  • Yahweh-meqadishkhem = “Yahweh, vuestro santificador” (Éxodo 31:13).

4.      Equivalencia de los nombres hebreos de Dios en el N.T. Los nombres simples de Dios que aparecen en el hebreo del A.T. tienen su equivalencia en el griego del N.T. del modo siguiente:

a)      Al hebreo  El, Elohim y Elyon corresponde el griego  Theós.

b)      A Yahweh corresponde el griego Kyrios (o Kúrios), conforme a la versión de los LXX, que no se atrevieron a transcribirlo por Iabé (como aparece en el Pentateuco Griego Samaritano) por falsa reverencia, pero nos ofrece una magnífica oportunidad –contra los “Testigos”– para darnos cuenta de que, al llamar el N.T. Kyrios a Jesucristo, le otorga el nombre más propio de Yahweh. Cuando Ese  Kyrios se toma como equivalente del hebreo  Adonay, indica autoridad y supremacía.

c)      Pero hay en el N.T. un tercer nombre griego: Despótes, que da la idea de “amo”, “dueño” o “propietario” y se aplica:

  • A Dios Padre en Lucas 2:29; Hechos 4:24 y Apocalipsis 6:10;
  • A Cristo en 2 Pedro 2:1 y Judas v. 4.

Fuente:

–          Curso Práctico de Teología Bíblica – Francisco Lacueva
–          Teología Sistemática Completa – Luís Berkhof
–          Teología Bíblica y Sistemática – Myer Pearlman
–          Diccionario Expositivo de palabras del A.T. – W.E. Vine
–          Teología Básica – Charles Ryrie

7 pensamientos en “Los Nombres De Dios

  1. WILMAN SANCHEZ

    LA TEOLOGIA ES UNA CIENCIA MUY BUENA CUANDO SE LE DA BUEN USO A TRAVES DEL ESPIRITU SANTO POR CON SU AYUDO UNO LLEGA A CONOCER PROFUNDAMENTE A JEHOVA DIOS EL ÙNICO SER INVENCIBLE Y LLENO DE AMOR………..

    Responder
  2. Saúl Martínez

    Considero que todo cristiano cuando viene al conocimiento de la verdad desea conocer más a DIOS y yo personalmente no soy muy dado a leer en Internet porque no sé lo que puede ser confiable o error, pero me da gusto haber leído esta página porque me ayuda a conocer y saber más de mi SEÑOR.
    Gracias y bendiciones.

    Responder
  3. Roberto Colon

    muy educativo estos estudios, hay que continue mostrando lo origens de Dios como hasta ahora esta….

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *