La Ascensión

A. Afirmaciones acerca de la ascensión

1. En el Antiguo Testamento. Dos referencias predicen la ascensión del Mesías (Salmo 68:18, citado en Efesios 4:8 y Salmo 110:1 citado en Hechos 2:34).

2. En los dichos de Cristo. Nuestro Señor habló de ir a Su Padre (Juan 7:33; 14:12, 28; 16:5, 10, 28) y específicamente de la ascensión (6:62; 20:17).

3. En los escritos del Nuevo Testamento. El debatido final de Marcos registra la ascensión (16:19); Lucas habla de ésta dos veces (Lucas 9:51; 24:51); pero la descripción principal está en Hechos 1:6–11. Otros pasajes del Nuevo Testamento se refieren a ésta (Efesios 4:10; 1 Timoteo 3:16; Hebreos 4:14; 1 Pedro 3:22), y otros que hablan de la presente exaltación de Cristo la presuponen (e.g., Colosenses 3:1).

B. Descripción de la ascensión

1. El lugar. Ocurrió “hasta Betania” (Lucas 24:50), es decir, en el lado del monte de los Olivos que mira hacia Betania (Hechos 1:12).

2. El procedimiento. Cristo realmente viajó hacia arriba como sostenido por una nube (v. 9). La ascensión no fue una desaparición repentina sino un movirmento gradual, aunque no por tiempo prolongado, hacia arriba.

3. La promesa. Mientras que los discípulos observaban, aparecieron dos ángeles y prometieron que el que acababa de serles quitado regresaría de nuevo de la misma manera.

C. Problemas que surgen referente a la ascensión

1. Fue contrario a las leyes de la naturaleza. Sí lo fue, pero el cuerpo resucitado de Cristo no estaba necesariamente sujeto a las leyes de la naturaleza.

2. ¿Ascendió El al cielo antes de Su ascensión pública? Algunos piensan que Juan 20:17 indica que hubo una o más ascensiones antes de la que se detalla en Hechos 1. Sin embargo, el verbo “yo subo” es probablemente un presente futurista que se refiere a la ascensión pública venidera de Hechos 1, y ciertamente se refiere a ésta. Es como si el Señor le estuviera diciendo a María: “No me toques. No hay necesidad de esto, porque aún no estoy a punto de ascender permanentemente. Todavía tendrás oportunidad de verme. Sin embargo, no hay duda de que yo ascenderé a Mi Padre”. (véase, de León

Morris, The Gospel of John [Grand Rapids: Eerdmans, 1971], pp. 840–1).

D. La importancia de la ascensión

La ascensión marcó el fin del período de la humillación de Cristo y Su entrada en el estado de exaltación. Aun los cuarenta días que transcurrieron entre Su resurrección y Su ascensión implicaron alguna limitación, por ejemplo, con respecto a manifestar Su gloria. Note que Sus apariciones posteriores a Su resurrección y anteriores a Su ascensión no asustaron a los discípulos en lo que respecta a la apariencia de Su cuerpo resucitado. Pero la aparición de Cristo después de la ascensión a Juan descrita en Apocalipsis 1 debió de haber demostrado Su gloria mucho más vívidamente. Habiendo tomado lugar la ascensión, Cristo entonces estaba listo para comenzar otros ministerios a favor de los Suyos y del mundo.

Fuente:

- Basic Theology,  Charles C. Ryrie, Copyright, Editorial Unilit, Miami, Fl. U.S.A. © 1993 All right reserved.

2 comments

  1. Luis Claros dice:

    Gracias por tu comentario Paulo, seguiremos compartiendo cuanto podamos, por el momento estoy con el estudio de los Ángeles, te lo recomiendo, El Pastor Geycer lleva varios temas interesantes también, entre ellos “Pasajes Oscuros” te recomiendo esa sección también, esta buenísima.

    Dios te Bendiga grandemente.

  2. Paulo dice:

    Hola, interesante el estudio de este tema, yo me preguntaba que Cristo ascendió a los cielos pero conforme ascendía también desaparecía, ya que siendo el espacio un ente físico y el trono del Padre un espacio invisible.

    Por otra parte los católicos inventaron que María tmb ascendió a los cielo, lo cual no tiene envidencia bíblica para apoyar esa falacia.

    Gracias por el alimento, sigan compartiendo más enseñanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *