El Enfoque Correcto

By | 25 Octubre , 2016

El cristianismo no es una religión, es un estilo de vida, es una relación correcta. La forma en que vives como cristiano no solamente afecta tu vida, sino también las vidas de otras personas. Muchas personas viven una vida cristiana pobre debido a que perdieron el enfoque correcto de sus vidas centrado en la vida y obra de Jesucristo nuestro Señor y Salvador. Perder el enfoque correcto es pecado, el pecado en sí significa: “Perder el rumbo”, “no dar en el blanco”. Quiero que analicemos algunos puntos importantes sobre estos enfoques erróneos:

  1. Primer enfoque incorrecto: Yo

Algunas se alejan de las iglesias y cuando les preguntas sus razones, ellos siempre tienen una de estas razones: “Nadie me saludaba”, “Tenía muchos problemas y me alejé por completo”, “algunos me miraban con desprecio”, “no soportaba a unas personas”, “el pastor me defraudó”, etc. Todas estas respuestas tienen un solo enfoque, el enfoque está en la persona misma.

Cuando tu o yo vivimos enfocados en nosotros mismos sufriremos una gran decepción, vivimos una vida miserable, angustiados, deprimidos, perturbado debido  a que nosotros somos decepcionantes, pero esta vida no se trata de mí, no se trata de lo que yo pueda hacer, no se trata de lo que yo pueda ganar, se trata de Jesús.

El apóstol Pablo pudiese en un momento de su vida ministerial sentirse fatigado, cansado de predicar el evangelio, látigos por aquí, golpes por allá, pero él se anticipa a ello y dice:

“Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.” 2 Corintios 4:1 

No desmayamos, es decir, no nos cansamos, no nos desanimamos, el desánimo nos afecta espiritualmente y esto viene cuando estamos enfocados en nosotros mismo antes que en el Señor.

Admiro lo que Pablo dice aquí, ya que él como cualquier otro humano en esta tierra pudiera haber tirado la tolla y decir ¡BASTA!, pero Pablo en vez de enfocarse en sus debilidades él reconoce y sabe que su fortaleza no se encuentra en su capacidad, ni en su talento, ni en fuerza, sino en Jesús y puede decir con firmeza: “No desmayamos”

La ansiedad, la tristeza, la melancolía no es más que el producto del enfoque en uno mismo. Lo que debemos hacer con la ansiedad el apóstol Pedro lo deja bien claro:

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” 1 Pedro 5:7 

  1. Segundo enfoque incorrecto: Las circunstancias

Cuando los israelitas fueron librados del poder esclavizante de los egipcios, ellos fueron guiados por el desierto con Moisés a la cabeza. Ellos iban danzando, algunos cantando, era la libertad que Dios los había dado, sabían que tenían un Dios grande, Todopoderoso.

Los egipcios por su parte no se quedarían con los brazos cruzados, ellos emprendieron una persecución, ahora los israelitas estaban en el desierto, no había lugar para esconderse, ellos no eran un poder militar, no estaban a la altura de enfrentarse al ejército egipcio, de pronto cesaron las odas a Dios, su alegría se volvió preocupación, el mal estaba a la puerta, habían perdido el enfoque correcto, ahora estaban viendo las circunstancias:

“Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Jehová. Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto.” Éxodo 14:10-12   

Ante esta grave situación Moisés tranquiliza al pueblo, él era el único que tenía el enfoque correcto, él sabía que Dios  los libró de Egipto no para morir en el desierto sino para heredar la tierra prometida y Dios no iba a quebrar su promesa, por eso él confiadamente dice:

“No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Éxodo 14:13 

¿Cómo reaccionas tú ante las circunstancias adversas? algunos culpan a Dios cuando les va, siempre habrá un chivo expiatorio para todo, las personas solemos echar la culpa a otros, es natural en nosotros, pero si tuvieras el enfoque correcto en vez de maldecir estarías contento sabiendo que Dios tiene el control de toda situación.

  1. El Enfoque correcto: Jesús

El verdadero enfoque se da cuando ponemos nuestra mirada en Jesús y no nos desviamos de ella, el autor de la carta a los hebreos lo dice claramente:

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe….” Hebreos 12:2 

Poner los ojos en Jesús significa tener presente a Jesús en todo, significa depender de él en todo, significa esperanza para mi vida, Ud. no puede estar enfocado en sí mismo ni en las circunstancias que le rodean, Ud. no debe estar enfocado en lo que otros piensan de ti, hablan de ti; todo ello no tiene importancia si aprendemos a mirar al objetivo de nuestras vidas, el enfoque correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *